viernes, diciembre 30, 2005

Y en el reloj de antaño como de año en año...

... cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo,
cinco minutos antes de la cuenta atrás...



Hola!

Cómo va todo? Aqui estamos otra vez, a punto de despedir un año más. Como me tocaba hacer balance, he aprovechado la ocasión para hacerlo ambientado por el momento. La verdad es que el balance de lo bueno y malo a mi me sale muy positivo y por suerte ha habido mucho más bueno que malo.

En este año que termina he empezado un tratamiento nuevo que me ha devuelto sensaciones casi olvidadas por varios años de avance de mi enfermedad, el nuevo tratamiento me ha dado la oportunidad de querer emprender nuevas cosas, y sobre todo me ha devuelto la sensación propia de la juventud y que yo a pesar de ser joven estaba perdiendo, me refiero a pensar que no hay barreras más allá de las que tú te quieras poner, que sólo tienes que decidir qué emprender y podrás conseguirlo sin pensar en las limitaciones físicas. Me ha devuelto las ganas de hacer cosas y se ha llevado el miedo al trabajo, el miedo al futuro.

Tras 5 meses de tratamiento me siento mucho mejor que antes de empezar, he recuperado movilidad y mis últimos análisis indican valores normales en todos los parámetros, incluidos la PCR y la velocidad de sedimentación. De vez en cuando hay alguna molestia pero siempre ligera. Las contraindicaciones han sido pocas, picores en la piel durante las 3 primera tomas, pero desaparecieron después. Tras 5 meses de pinchazos ya soy un experto en "auto-enfermería" y me he habituado a vivir con picotazos dos veces por semana, de momento no he tenido que hacer ningún viaje, así que todavía no he paseado a mi amigo Enbrel por la geografía..

Mi satisfacción a la hora de hacer un balance de 2005 es doble porque sé que el balance que seguramente hará mi amigo Tony es igual de positivo para él. Él empezó el año con su nuevo tratamiento así que no tengo ninguna duda de que 2005 ha sido un gran año también para él. Hablo de mi compañero RATman porque otro de mis grandes logros junto con el tratamiento, y seguramente tan importante como éste, ha sido asumir que yo tengo una Espondilitis Anquilosante, un paso muy importante para empezar a mejorar, porque todo parte de nosotros mismos. En la búsqueda de información sobre los Anti-TNF, di con Tony y por primera vez entré en contacto con otro enfermo de EA. Reconozco que hasta entonces me habia dado un poco de miedo contactar con otros enfermos, por miedos varios (a darte cuenta de que quizá estás peor que otros, por miedo a saber lo que podría llegar a ocurrirme..) pero encontrar a un chico joven como yo, estudiante, que comprendía perfectamente mis problemas me ayudó a abandonar poco a poco el tabú que para mi había estado siendo esta enfermedad, incluso ante mis amigos. Ahora no tengo miedo a hablar de la EA y eso te lo debo a ti, compañero de heroicidades.

Pero la lucha no termina nunca, hay que seguir, por eso espero lograr poco a poco, los retos que veo en el año nuevo, el trabajo, no perdonar los ejercicios, ponerse fuerte en la piscina, y por qué no, volver a ponerme unos esquís después de tantos años, ese sí que es un reto y una ilusión. Pero sobre todo no perder las ganas de hacer cosas y lo más importante, sentirse bien.

Al nuevo año le pido salud, salud para todos, que consigamos sentirnos mejor con esfuerzo y con un poco de suerte también. Ya sabeis todos donde teneis un amigo.

Salud para todos y Feliz Año Nuevo,

Miguel

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Salud y buen año para vosotros, Miguel, AnTONYo y Calvo. Es un placer veros ilusionados y con bríos.

Que en el 2006 la diosa Fortuna nos sea propicia. Si algún día os acercáis por San Sebastian, nos tomamos un café mirando al mar.

Pello (Izorrategi).

calvocongafas dijo...

Esa sí que es una manera de empezar el año, Miguel, de rima consonante en nombre y consonancia en química farmacológica con Embrel. Lo de las banderillas está claro que ha sido un "puntazo".

Un abrazo muy fuerte para ti, Miguel. Y a Tony, otro que le descuaderne las costillas, aun a pesar de ser un superhéroe anti-TNF. Y a Pello, nuestro compañero no sólo virtual, una danza en ocho para indicarle nuevas fuentes de néctar.

Dulthanas dijo...

Bonita reflexión, Miguelón, que alegría leer estas palabras que nos dicen que todo va tan bien.

Se acabó el 2005, gran año para mí, uno de los que guardaré en mi recuerdo con letras grandes y luminosas, punto de inflexión en mi vida sin duda. Tenía tanto que celebrar que se me estiró la fiesta hasta las 13:15 del dia 1, ... el Infliximab da poderes que los simples mortales son incapaces de comprender.

Abrazos y besos para todos, Miguel, David, Peio y todos los que leen este blog en silencio. Espero que el 2006 os sea por lo menos la mitad de propicio que ha sido para mi el 2005, que ya sería para darse con un canto en los dientes.

Salud para todos en este año que empieza. Mucha salud, que ésta sí que da la felicidad.

Miguel dijo...

Deseos, abrazos y besos recibidos. Aqui está 2006, así que, a por él!

Pd. Un café mirando al mar... buen pretexto para conocer Donosti!

Un abrazo a todos. Salud!